3

Si te vas.

Y si te vas… Me hundiré en el mundo del arte, en el lugar donde las hadas danzan y las nereidas cantan, en donde cada noche se puede apreciar a las valquirias dando una ópera inmensa.

Y si te vas… Moriré en otro continente, descanzarán mis restos en otras tierras jamás conquistadas, en donde mis huesos yacerán en los verdes senderos de Islandia ó en las congeladas taigas de Rusia.

Y si te vas… Viajaré de lugar en lugar, me reencontraré con viejas almas alguna vez conocidas en tiempos de JesuCristo ó en épocas de aquellos conquistadores nórdicos, me iré lejos donde ningún pedazo de planeta me recuerde a lo que fue nuestro mundo.

Y si te vas… Pasaré mis noches en los tejados de Normandía, pasaré mis días en las costas de Marcella y mis tardes cerca de Madrid y mis madrugadas dentro del corazón de alguien más…

Y si te vas… Recuerda solamente que conmigo no hay vuelta atrás…

343

¿Qué será…?

¿Qué será de los astros?
Aquellos que alumbran los momentos nocturnos de mi existencia.
¿Qué será de las luces mercuriales? Quienes aluzan las calles por las que recorro mí camino.
¿Qué será de aquellos animales? Quienes al darles mis caricias me han otorgado solamente pulgas.
¿Qué será de aquellos días?
En los que solamente mí melancolía reinaba en ellos.
¿Qué será de los cielos de aquellas madrugadas?
Quienes solo ellas han presenciado más que el mismo Dios tantas historias sin contar.
¿Qué será de aquellos vientos? Quienes presenciaron mas que cualquier criatura mis libertades y libertinajes.
¿Qué será de aquellos labios? Quienes alguna vez dejaron rastro alguno en los mios.
¿Y qué será del tiempo?
Quien solo él me ha visto crecer en todos los aspectos
¿Y qué será de ti en un futuro…?

jeremieperin:

http://www.youtube.com/watch?v=6QFwo57WKwg
1

YO.

Mis ojos, áquellas ventanas donde escapan y se filtran mis terrores e indecisiones vueltas en estado líquido.

Mí boca, suave puerta que desencadena cuchillas con más filo que una espada de cualquier caballero.

Mis oidos, el puente dónde entra y sale lo que solo yo permito qué entra y qué no.

Mis manos, aquellas que tienen el poder de desencadenar emociones, quienes pueden amar u odiar según yo se las permita.

Mí alma, es quien anida en mi para vivir en bienestar o malestar, quien me mantiene en pie.

Mí espiritú, la puerta de toda percepción y emoción, es ella quien puede cerrar o abrirse según yo se lo permita.

Mí mente, quien calcula fria o cálidamente, quien me permite razonar o actuar impulsivamente, quien debo controlar y no dejar que me controle.

"La alegría está en dar y compartir, pues quien quiere y anhela todo para si mismo, termina en la soledad y tristeza."
A.T.
"Él siempre la protegió de todo aquello que le hiciera daño, el único error es que olvidó protegerla de ella misma."